• +56 9 5624 5351
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Qué es la imaginación? Desde el Esoterismo

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Los psicólogos nos dicen que es el poder plástico o modelador del alma, pero los materialistas la confunden con la fantasía. La diferencia radical que media, en efecto, entre la fantasía y la imaginación está admirablemente indicada por Wordsvorth en el prefacio de sus Baladas, y no es disculpable, en manera alguna, la actual confusión entre estas dos palabras, que suelen darse casi siempre, como equivalentes.
Pitágoras sostiene que la imaginación no es otra cosa que el recuerdo de precedentes estados espirituales, mentales y físicos, al paso que la fantasía es el mero y desordenado automatismo del cerebro material y, según la máxima enseñanza de la filosofía antigua, la Idea Eterna, esto es, la Imaginación del Ánima Mundi, que vivificó y moldeó al Caos primordial. Por esto, de igual modo que el Logos Demiúrgico moldeó y dió forma a la Materia cósmica, así el hombre, cuando alcanza plena conciencia de sus excelsos poderes, puede hacer, hasta cierto punto, lo mismo. Si Fidias, amasando las partículas de arcilla, pudo dar la forma plástica a la sublime idea evocada por la magia de su facultad creadora o imaginativa, la madre que conoce su poder, puede modelar, en la forma que desee, al hijo que lleva en su seno. El escultor, ignorando sus verdaderos poderes divinos, produce sólo una figura inanimada, aunque admirable, mientras que el alma de la madre, violentamente afectada por su propia imaginación, proyecta ciegamente en la luz astral la imagen del objeto que le ha impresionado, y esta imagen resulta luego estampada por repercusión en el feto. Fournié, en su Physiologie da systéme nerpeux cerebro–espinal, añade que si sabemos por la ciencia que un paso dado por nosotros en la tierra afecta en una ínfima parte al propio equilibrio del universo, podemos imaginar que lo mismo acaecerá con aquellos movimientos vibratorios que acompañan al pensamiento. Así, el éter cósmico, o luz astral de los cabalistas, debe estar lleno de semejantes fotografías continuas de todo cuanto ocurre, pudiendo decirse que una no pequeña parte de la energía del universo debe estar empleada en la producción y conservación de semejantes pinturas.
El Dr. Magendie, en sus Précis elementaire de Physiológie, admite la influencia de la imaginación en la producción de deformidades o teratologías entre los animales. El nacimiento, por ejemplo, de polluelos con cabeza de halcón, le explica por la teoría de que la aparición del enemigo hereditario de la raza gallinácea, podria haber obrado en la imaginación de la gallina y comunicó así a la materia del germen ciertos movimientos determinantes del fenómeno…Tal es la experiencia de cuantos se dedican a la cría de animales, y ello está comprobado por Columela, Jonatt y tantos otros…
Catalina Crowe, en su célebre obra Niht–side of Nature, diserta extensamente, con demostraciones adecuadas, acerca del poder de la mente sobre la materia y asi de esa manera encontramos relacion al fenómeno de los estigmas, o señales concordantes, que aparecen en el cuerpo de personas de imaginación exaltada. En el caso de la extática tirolesa Catalina Emnierich, y en otros muchos, las llagas de la crucifixión, producidas por sus éxtasis, según se dice, eran perfectamente reales…
El doctor alemán Justinos Kerner refiere este caso, aún más extraordinario: “En los días de la invasión francesa, un cosaco acorraló a un francés, trabándose entre ambos una lucha a muerte, de la que el francés resultó mal herido. Una persona que se había refugiado en aquel sitio aterrorizada, se impresionó de tal manera, que cuando llegó a su casa presentaba heridas análogas en su propio cuerpo”.

Videos

Letras hebreas y mundo astral

Clarividencia y consciencia

Image

Biología y Cábala (Humberto Maturana)